domingo, 27 de enero de 2008


Desde hace un tiempo no tengo ganas de escribir, me siento delante del ordenador y paso horas mirando la pantalla sin que se me ocurra nada.


Creo que mis musas se han marchado de viaje y no van a volver, no se lo reprocho.

Seguro que ahora viven con algún escritor famoso que cuida de ellas y las atiende; no como yo...


Las echo de menos.


Siempre nos acordamos de lo que verdaderamente importa cuando ya no lo tenemos.


Espero que dentro unos meses se pasen a visitarme, tomaremos un café, e intentaré que se queden conmigo.



[Os mantendré informados]



p.d. Si veis unas musas pequeñitas, la mar de simpáticas, con trencitas de colores y zapatos de charol avisadme, que pasaré encantada a hablar con ellas.

gracias.

3 comentarios:

Sick dijo...

Auténticas verdades.
todos hemos jugado con musas, algunas han venido para quedarse mucho tiempo, otras solo viven de alquiler, unas cuantas nos visitan fugazmente, pero todas ellas vienen a darnos la luz, nuestra luz.

Siempre vuelven, siempre vuelves.

Tu inquilina dijo...

Tomalo con calma, a veces es solo que todo va bien y no hace falta escrbir, otras es solo question de tiempo..la inspiracion se toma vacaciones, pero siempre acaba volviendo..ya veras..
Aqui te esperamos. no nos vamos a ninguna parte, no sin ti.
Inquilina

Transeúnte dijo...

Me aburro entre apuntes y llego aquí a través de Brooklyn Follies, creo. Y tengo que firmarte. El otro dia descubría a Nacho Vega. Me gusta.